Equipo básico para fotografía nocturna

El equipo básico para fotografía nocturna es similar al de otras disciplinas fotográficas. El fotógrafo nocturno trabajará habitualmente en ausencia de luz. Por ello, llevar en nuestro equipo una cámara con ajustes manuales, objetivos luminosos y un trípode estable nos facilitará nuestro trabajo.

Cámara de fotos

Cualquier cámara de fotos actual con unos requisitos mínimos nos servirá para tomar buenas fotografías nocturnas. Si estamos pensando en comprar un equipo nuevo, hay una serie de elementos que pueden ayudarnos a decantarnos por un modelo de cámara u otra, siempre pensando en que también se deben ajustar a nuestro presupuesto.

Ajustes manuales

En primer lugar, debemos poner especial interés en que nuestra cámara disponga de ajustes manuales. A diferencia de otros tipos de fotografía donde podemos utilizar los automatismos que lleva incorporada la máquina para ayudarnos con la exposición, en fotografía nocturna nosotros tenemos que tomar el control de la exposición. Esto va a requerir por tanto, que seamos capaces de configurar la apertura de diafragma, el tiempo de exposición y la sensibilidad ISO para obtener el resultado deseado. Por ello, será interesante conocer lo que se conoce como triángulo de la exposición.

Modo BULB

Necesitaremos que nuestra cámara pueda trabajar en modo BULB. Si nuestra cámara dispone de ajustes manuales, probablemente podrá hacerlo. Este modo de disparo nos permite controlar el tiempo de exposición manualmente, y superar de esta forma la barrera de los 30 segundos que suele ser el tiempo máximo de exposición que podremos configurar. Para poder aprovechar el modo BULB vamos a necesitar una herramienta externa como es el disparador remoto, aunque muchas cámaras modernas permiten iniciar la captura de la fotografía y terminarla a través de aplicaciones para móviles, o simplemente tocando la pantalla táctil.

ISO alto

Uno de los aspectos que debemos valorar de nuestra cámara de fotos es que tenga un buen desempeño a ISOs altos. Dada la ausencia de luz que normalmente vamos a encontrar en nuestra escena, necesitaremos forzar la sensibilidad de nuestro sensor para que capte la mayor cantidad de luz posible en un tiempo concreto. Esto será necesario, por ejemplo, si deseamos fotografiar estrellas y queremos que estas aparezcan como puntos en nuestra fotografía. En este caso no vamos a poder alargar el tiempo de exposición, ya que con la rotación de la tierra las estrellas empezarán a tener pequeñas trazas, y será necesario aumentar el ISO de nuestra cámara. Trabajar con valores ISO altos provoca una disminución en la nitidez de nuestra imagen debido al «ruido» que puede aparecer.

Otras características

En la actualidad en el mercado existen cámaras que incluyen una serie de herramientas para facilitar el trabajo en fotografía nocturna, como pueden ser los modos «live time» y «live composite«.

El modo live time nos permite visualizar en la pantalla de nuestra cámara la fotografía que estamos realizando en tiempo real, sin necesidad de esperar a que termine la captura. Esto será de gran ayuda para obtener fotografías de paisaje correctamente expuestas en la noche. En el modo live composite la cámara realizará fotografías con los ajustes establecidos, para componer una única imagen a la que irá añadiendo la luz nueva aportada. Este modo será el que utilizaremos si queremos obtener una fotografía de startrails, o si nuestro estilo es el lightpainting.

Objetivos

En principio podremos utilizar cualquier objetivo para captar buenas fotografías nocturnas. No obstante, si que hay una serie de elementos que conviene valorar a la hora de usar y comprar objetivos para fotografía nocturna.

Como hemos empezado diciendo, vamos a tomar fotografías en condiciones de poca luz, por lo emplear un objetivo luminoso será muy recomendable. Aperturas de diafragma por debajo de f/4 son las deseables, aunque después trabajemos con valores ligeramente por encima de este para conseguir mayor nitidez.

Las distancias focales que puedes necesitar para tus fotografías dependerán del estilo de foto que quieras realizar, y pueden ir desde objetivos angulares para paisaje, hasta teleobjetivos si deseamos fotografiar la luna y otros objetos celestes.

Trípode

Cuando tomamos fotografías con poca luz, vamos a trabajar con exposiciones largas que pueden ir desde pocos segundos hasta varios minutos. Por ello, necesitaremos que nuestra cámara permanezca estable y que no se mueva durante el tiempo que dura la exposición. La forma que podemos controlar esto es mediante un buen trípode.

Si nuestro trípode no es capaz de mantener bien firme a nuestra cámara, el resultado serán fotografías en las que no se aprecia ninguna nitidez.

Existen trípodes de aluminio y de carbono, con diferencias importantes tanto en peso como en el precio de compra.

Intervalómetro / Disparador remoto

En la actualidad me atrevería a decir que es un elemento secundario en muchos casos, aunque por los precios que los podemos encontrar en el mercado nunca está de más llevar uno (o más) sencillo en la mochila.

La diferencia entre el intervalómetro y el disparador remoto es la capacidad de programación que tiene el primero y que no tiene el segundo. Entre los disparadores remotos podemos encontrar aquellos que necesitan cable para conectarse a la cámara y los que trabajan de forma inalámbrica.

Los disparadores remotos de cables son dispositivos sencillos, con un único botón de 2 posiciones. Nos permiten disparar la cámara con una pulsación, y bloquean el disparo si lo desplazamos hacia arriba. Esto nos permite realizar una fotografía en modo BULB durante tanto tiempo de exposición como necesitemos.

Un disparador inalámbrico funciona de igual forma, pero según el software de la cámara puede no tener la funcionalidad de mantener el disparo en BULB.

Los intervalómetros tienen un tamaño superior al de los disparadores remotos. Aunque lleva un cable para conectarse a la cámara necesitará unas pilas. Dispone de una pantalla en la que configurar el retardo en realizar el primer disparo, la cantidad de disparos a realizar, el tiempo de exposición y la espera entre disparos. Si se utiliza sin pilas se convierte en un disparador remoto sin más.

Existe una amplia variedad de cámaras que incorpora en su software la funcionalidad de temporizador. Así, desde los menús de nuestra cámara podemos programar la realización de una serie de n fotografías con un espacio concreto de tiempo entre ellas.

La mayoría de cámaras modernas se pueden conectar a nuestro smartphone lo que nos permitirá realizar el disparo remoto. La app de nuestra cámara, en el caso de una fotografía BULB, también nos debería permitir iniciar la captura con una pulsación y la finalización de la misma con otra.

Y tú, ¿qué equipo utilizas para tu fotografía nocturna?